Las cookies nos permiten ofrecer una experiencia personalizada y son necesarias para el funcionamiento de este sitio web. Al utilizar esta web, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

Trabajos con dobladoras y curvadoras de tubos.

Trabajos con dobladoras y curvadoras de tubos.

Las piezas metálicas y los tubos son muy utilizados en obras y como piezas para máquinas o equipos. A veces necesitamos que estos tubos adquieran determinadas formas o curvas y para eso contamos con las dobladoras y curvadoras de tubos.

El proceso va a depender del material con el que esté hecho. A veces estos tubos se rellenan de materiales como arena para evitar desperfectos en la pieza.

A pesar de que hoy en día los procesos de doblado de tubos están cada vez más automatizados, sigue habiendo bastante demanda de dobladoras manuales ya que tienen algunas ventajas con las que no cuentan los modelos eléctricos o hidráulicos.

Las dobladoras manuales usan doblado de compresión mediante la aplicación de un dado de barrido que barre el radio de un dado de doblez, formando el tubo a un grado de doblez especificado. El tamaño de los tubos usualmente está limitado a no más de un diámetro exterior de ¾ de pulgada (19 milímetros). La complejidad de la dobladora y el número de dobleces permitidos están limitados sólo por las especificaciones del usuario y la destreza del fabricante de la dobladora. Las dobladoras manuales que pueden hacer 50 o más dobleces se han usado con éxito en la industria.

Tienen tiempos rápidos de ciclo y de configuración, y, dependiendo de la complejidad del tubo y de la competencia del operador, con frecuencia son más rápidas. La configuración usualmente consiste en colocar la dobladora y verificar la primera parte. Una vez que el operador se familiariza con una dobladora específica, son posibles tiempos de ciclo rápidos. Un tiempo de ciclo conservador en un aditamento de doblez 10 estándar es de 60 partes por hora. La precisión de la forma del tubo y la repetibilidad dependen de la destreza del constructor de la herramienta y de la operación correcta de la dobladora. Las dobladoras manuales con frecuencia se hacen a tolerancia cero, asegurando partes consistentes en la producción.

Hay muchas situaciones en las que una dobladora hidráulica no puede hacer todas las dobleces, entonces es cuando entra a la acción la curvadora manual que hará el resto de dobleces. También son muy útiles cuando la cantidad de trabajo es muy alta y necesitamos que la curvadora manual se ocupe de parte del trabajo.

Otra ventaja es que los operarios de las manuales necesitan un tiempo muy corto de aprendizaje. Establecer la carga de tubo y la orden de activación del doblez correcta es la única preocupación real. La inspección del tubo es la única destreza restante involucrada. Un taller puede trabajar con estas máquinas con una inversión mínima. 

El escaso mantenimiento es otro de sus puntos fuertes, sólo requiere lubricación de todas las partes móviles y una limpieza regular.

A pesar de todas las ventajas, también cuentan con unos puntos en contra:

No existe una manera fácil de hacer cambios a la geometría del tubo una vez que la unidad dobladora está construida. Cuando es necesaria una revisión significativa, a veces es más económico construir una nueva máquina en lugar de modificar la existente.

La ergonomía también puede volverse un problema, pues algunas compañías pueden tener políticas que limitan el uso de dobladoras manuales de tubo. A diferencia de muchas tareas de producción trabajar con una curvadora manual puede sentirse más como un ejercicio porque ésta requiere diversos movimientos del brazo.

El error del operador también es una posibilidad, algo que no pasa con el equipo automatizado. Producir dobleces de calidad depende de que el operador active correctamente todas las palancas a su posición máxima. Toda desviación producirá un tubo de desecho. Las dobladoras automatizadas siguen un programa de computadora que nunca varía.

¿Que sería lo mejor? Lo ideal sería equipar nuestro taller con un modelo manual y un modelo hidráulico. Además también podemos elegir un modelo electrohidráulico.

Si optas por el modelo hidráulico, debes tener en cuenta que existen varios modelos.

Existen varios tipos de curvadoras o dobladoras, pueden ser verticales u horizontales. La vertical es una unidad independiente que se apoya en un soporte de metal que tiene una muy buena resistencia para trabajar.

La horizontal es una unidad portátil que se usa en el suelo o sobre una mesa. Ésta trabaja impulsada por una bomba hidraulica manual o una eléctrica a motor que se controla por medio de una palanca con doble efecto. La palanca se usa para extender y retraer el cilindro hidráulico que mueve la pieza que pliega.

Las curvadoras traen varios soportes de tubería que se adecuan al tamaño que necesitamos. Cada uno de estos soportes tiene un diámetro correspondiente para que encaje en una flexión precisa y así el tubo no se doble al aplicar la presión, actuando como una parada o retención a ambos lados del centro de curvatura del tubo.

A la hora de trabajar con esta máquina, como cualquier otra estamos expuestos a una serie de riesgos como por ejemplo:

- Aplastamiento de las manos por atrapamiento entre los rodillos de doblado del tubo.

- Caída de piezas.

- Cortes con las piezas

- Atrapamientos por objetos en movimiento.

- Descarga eléctrica por contacto con elementos activos o con las masas.

La mayoría de los riesgos más claros son derivados del movimiento de la corredera o cilindro, que crea puntos de atrapamiento con peligro.

Podemos evitar estos riesgos tomando unas medidas básicas:

- Asegúrate de que la máquina tiene un paro de emergencia y que la disposición de los mandos permite que el operario los distinga y manipule fácilmente.

- Usa ropa de trabajo ajustada y haz las operaciones de mantenimiento con la máquina apagada.

- Protege los elementos móviles y los mandos de accionamiento mandos de accionamiento para así impedir que se ponga en marcha accidentalmente, y usa pulsadores empotrados o mandos de metal con un capuchón de protección.

- Usa medios de manutención automática, y haz los amarres correctos para diseñar apilamientos equilibrados.

Ten una buena conexión a tierra, instala disyuntores diferenciales, utiliza prendas de protección y asegúrate que las tomas de corriente y los bornes están en buen estado.

Para todo esto puedes usar equipos de protección individual que te permitan protegerte, como las botas para la caída de piezas o los guantes que te protejan de los cortes.

¿Ya has decidido cual es mejor para tu taller? Si necesitas una curvadora o cualquier otra herramientas, entra en MAQUITULS y descubre nuestra amplia gama.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

Promociones especiales

¡Lo más vendido!

Etiquetas