Las cookies nos permiten ofrecer una experiencia personalizada y son necesarias para el funcionamiento de este sitio web. Al utilizar esta web, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

Llegó la época de limpiar y pintar las fachadas.

Llegó la época de limpiar y pintar las fachadas.

Durante el invierno con la contaminación, la lluvia, los excrementos de animales y los grafitis, las fachadas de nuestras casas o locales se van estropeando y no lucen como el primer día. Otro de los motivos por los que se ensucian las fachadas son por lo vierteaguas de las ventanas. Si no hay mucha pendiente de evacuación, va acumulando todo el polvo y suciedad acumulado en la fachada.

Así se van formando manchas ennegrecidas que dan un aspecto viejo y descuidado a cualquier edificio. Los vierteaguas deben tener una anchura considerable, así como una hendidura en los laterales, llamados goterones, que hacen que el agua no pueda volver hacia la fachada. Las consecuencias si no se elimina, además del estado que presenta, puede generar moho y humedades dentro de la vivienda.

En los locales comerciales, son más comunes los grafitis y pintadas, tanto en la pared como en las persianas y escaparates. La limpieza de este tipo de pintadas se debe hacer de la mano de profesionales y éstos realizar su trabajo de una u otra forma según la gravedad que haya supuesto.

Ya sea nuestra vivienda o nuestro local a nadie le gusta ver que la fachada de su edificio se ve sucio o envejecido. Para que el desembolso económico no sea desorbitado, lo ideal es poder hacer un mantenimiento a lo largo del año y que la limpieza se haga periódicamente para que no acumule demasiada suciedad.

Existen diferentes métodos de limpieza de la fachada, pero antes de determinar cuál es el más adecuado, hay que tener en cuenta tres factores:

 Hay que conocer cómo es el revestimiento de la fachada para determinar su grado de porosidad.

-  Hemos visto que hay diferentes factores que ensucian las fachadas, por eso hay que conocer el tipo de suciedad que está afectando.

-  ¿Ya ha sido limpiado con anterioridad? ¿Se le ha aplicado algún tratamiento? Esta información es importante antes de determinar qué productos o método se va a utilizar para el saneamiento.

Limpieza a presión en fachadas

Si la suciedad no se ha adherido demasiado, la forma más eficaz es con agua a presión, generalmente con poco caudal para que la fachada no se erosione por la fuerza. Siempre hay que comenzar desde la parte superior para que toda la suciedad vaya cayendo hacia abajo y hacer movimientos horizontales para que poco a poco vaya escurriendo. Cuando el agua no es suficiente para eliminar las manchas, se puede recurrir a arena que cuente con partículas abrasivas que puedan limpiar la superficie de la fachada.

Productos químicos de limpieza

Cuando crece vegetación en la fachada, hay grafitis o los excrementos de aves han erosionado el edificio, lo mejor es recurrir a productos químicos de limpieza. En el caso de persianas o según que tipo de paredes, se puede pintar encima cuando el objetivo a eliminar son grafitis. 

Pero... ¿y si con una limpieza no es suficiente y necesitamos pintar?

Si lo que necesita nuestra fachada es una mano de pintura, ésta es la época perfecta para pintar. No todas las estaciones del año son propicias para pintar nuestra casa. Es muy importante tener en cuenta las condiciones ambientales y meteorológicas adecuadas para realizarlo.

Cuando vayamos a pintar en interiores y especialmente en ambientes exteriores es importante estar prevenido y conocer las condiciones en las que vamos a trabajar (temperatura, humedad, predicción metereológica…)

No es recomendable pintar:

- En temperaturas inferiores a 5° ni superiores a 40°. Estas temperaturas extremas son desfavorables para que los resultados de aplicación y resistencia del producto sean aceptables. Por ello la época más propicia para pintar es la primavera o el comienzo o final del verano, épocas que nos facilitan un secado rápido en exterior e interior.

- Una humedad relativa muy alta (superior al 70%) tampoco favorece un resultado aceptable del pintado.

- Evidentemente a ninguno se nos ocurriría pintar en el exterior en un día lluvioso o que amenace con ello. En el interior no supondrá mayor problema aunque el tiempo de secado aumentará considerablemente.

- Podríamos pensar que pintar en un día con excesivo viento nos ayudaría a que el secado fuera más rápido, pero esto no haría más que secar la capa superficial de pintura con el riesgo de que pueda acabar cuarteándose.

Por tanto antes de decidirse a pintar, es importante conocer la previsión meteorológica, comenzar la actividad temprano y asi disponer de más horas de sol y luz natural y planificar el trabajo y preparar todos los utensilios que vamos a necesitar.

CONSEJOS PARA PINTAR FACHADAS

A diferencia de los interiores, una pared exterior esta en contacto con los elementos y con el jardín, es por ello que muchas veces se forma musgo y para tratarlo es necesario rascarlo, luego debe aplicarse un producto anti musgo con una brocha o con la pistola de pintar el cual debe dejarse actuar por lo menos 24 horas antes de cepillar la pared y aplicar el fijador de pared para evitar el descascaro. 

Otra de las cosas que pueden observarse son las manchas de humedad, las cuales también hay que tratar antes de pintar, es necesario eliminarlas con un cepillo duro de nylon, después de lo cual se aplica productos de fijación con una brocha ancha antes de pintar.

También deben tratarse las juntas, si están en mal estado se deben limpiar o picar usando un martillo; luego se eliminan los restos con un cepillo de cerdas rígidas y se recubre con cemento fresco, mojando previamente la superficie para que este se adhiera mejor. Las grietas también tienen un tratamiento similar, pero en su caso son fisuras de un tamaño considerable; para tratarlas se emplea un rascador triangular de tal forma que se ensanchen en forma de “v” eso te permitirá desprender las partes mal adheridas, una vez hecho esto, se rellenan con un producto de fijación, recubriéndolo con una masilla de poliuretano elástico.

Si es una construcción nueva debemos asegurarnos que la superficie esté totalmente seca.

Una vez que tengamos las rajas tapadas y la pared esté seca, es conveniente limpiar la superficie a pintar ya sea con un limpiador a presión, como comentábamos anteriormente, o de forma manual con cepillo.

Podemos aplicar una capa de producto de fijación antes de pintar.

Pintaremos por la mañana temprano, haciendo una parada al mediodía para evitar el pleno sol y continuaremos por la tarde. 

En nuestra web podrás encontrar todo tipo de máquinas a presión para la limpieza de tu fachada.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

Promociones especiales

¡Lo más vendido!

Etiquetas