Nuestra tienda usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación.

close
0

El huerto en Marzo. Comienza el trabajo duro.

El huerto en Marzo. Comienza el trabajo duro.

El mes de Marzo da el pistoletazo de salida a los meses de mayor actividad. Grandes tareas, desde abonados, siembras, mantenimiento, cuidados, control de las primeras malas hierbas y un sin fin de cosas que no permiten que te duermas en los laureles. 

Marzo es uno de esos meses que dividen a la península enormemente con respecto a la climatología. Por ello, este mes es un mes peligroso para esos frutales que ansiosos de primavera se arriesgan a florecer sin saber que todavía no están fuera de peligro. El huerto en marzo sin embargo, sigue a su ritmo normal porque nosotros lo controlamos y conocemos esta inestabilidad, así que andaremos con cautela.

¿QUÉ DEBEMOS PLANTAR EN EL HUERTO EN MARZO?

La mayoría de siembras directas que se hacen en este mes no difieren mucho de las siembras de febrero. Podemos seguir sembrando rábanos, nabos o zanahorias. De hecho, los rábanos y las zanahoria son cultivos que se asocian a la perfección.

La siembra de patata se empieza a generalizar en más zonas de la península, aunque en muchos sitios fríos todavía debemos esperar a finales de mes o abril para evitar heladas imprevistas.

La espinaca, la acelga o la remolacha son cultivos que también puedes empezar a trasplantar (si sembraste en semillero protegido) o sembrar directamente.  La acelga en zonas cálidas de inviernos suaves se puede plantar prácticamente todo el año. En zonas frías marzo es el mes en el que empezar.

Las aromáticas que han pasado el invierno de forma desapercibida vuelven a reivindicar su presencia. Los romeros se llenan de flor y las lavandas, salvias, tomillo comienzan su brotación de forma vigorosa. Otras como la hierbabuena y menta comienzan a brotar desde el suelo donde aparentemente habían desaparecido.

FRUTALES EN EL HUERTO URBANO EN MARZO.

Continúa la floración espectacular de muchos de los frutales de hueso y pepita. Son todo un espectáculo. En el caso del almendro, sus flores dejan paso a la brotación de sus hojas.

Con la llegada del buen tiempo el riesgo de heladas se reduce, lo que hace a marzo un mes ideal para plantar árboles frutales enraizados en contenedor, ya que para plantarlos a raíz desnuda ya es un poco tarde.

Terminar de colocar los tutores a los árboles recién plantados, procurando no dañar las raíces del cepellón. Para ello colocaremos el tutor del lado del viento dominante y utilizaremos sujeciones de tiras de goma.

En aquellos frutales de más edad, según la especie, se pueden producir brotaciones desde el pie del portainjerto. En tal caso, los eliminaremos mediante su poda a ras del tronco para evitar competencia con la variedad que realmente deseamos cultivar.

Comenzaremos con los abonados y a vigilar la aparición de los primeros pulgones sobre las jóvenes brotaciones para su control.

CINCO BENEFICIOS DE CULTIVAR UN HUERTO URBANO.

La dificultad para encontrar vegetales que conserven su sabor original en las ciudades, pero también la necesidad de relacionarse con la naturaleza son dos de las fuerzas que invitan a los habitantes urbanos a cultivar. En España hoy existen más de 508 huertos urbanos. Un número que ha crecido desde el año 2000 en un 98%.

Que cada vez las ciudades sumen más superficie agrícola explotada por sus habitantes tiene muchos más beneficios que llenar la despensa. Estas son algunas de sus ventajas:

1. Dan más valor a lo que comemos: Cultivar los propios alimentos permite entender y apreciar el valor nutritivo de los productos hortícolas frescos, cultivados de manera ecológica, y en perfecto estado de maduración”, comenta el experto.

2. Fomentan el compromiso: Poner en marcha un campo de cultivo, por pequeño que sea, requiere tiempo y paciencia.

3. Aprender a reciclar: Los residuos orgánicos de casa pueden convertirse en abono para el huerto. Es la técnica denominada como compostaje.

4. Mejoran el entorno: Los huertos urbanos contribuyen a reducir las emisiones netas de dióxido de carbono.

5. Fomentan los lazos sociales: Los huertos urbanos ayudan a crear redes y mejorar sensiblemente las relaciones sociales, ya que se trata de espacios donde la convivencia y el apoyo mutuo priman sobre la rentabilidad y la competitividad.

INCONVENIENTES DE TENER UN HUERTO URBANO EN LA CIUDAD.

Lamentablemente no todo es de color de rosa cuando se crea un huerto urbano, por lo que también es esencial conocer cuáles son los inconvenientes con los que te puedes encontrar a la hora de crear un huerto urbano:

- Los huertos suelen dar bastante trabajo, incluso aquellos de pequeño tamaño, por lo que es algo que deberás tener presente si deseas que el mismo crezca correctamente.

- Se debe evitar en la medida de lo posible que los alimentos se contaminen, ya que al estar en una ciudad es más fácil que puedan verse afectados por los metales pesados que existen en el entorno.

- Has de estar en buen estado físico, ya que conlleva pasar mucho tiempo agachado y moviéndose de un lado a otro.

- No siempre se consiguen los resultados esperados, sobre todo al principio hasta que se coge más práctica.

Ahora que ya conoces las ventajas y desventajas de tener un huerto urbano en la ciudad, ¿a qué esperas para ponerte manos a la obra? No cabe duda alguna que sus ventajas hacen sombra a sus inconvenientes.

En conclusión, un huerto urbano tiene como finalidad proveer alimentos sanos, y por tanto debe basarse en técnicas de agricultura orgánica. Así, en este tipo de huertos no se debe hacer uso excesivo de agroquímicos o desarrollar prácticas anti-ecológicas.

En los huertos urbanos se pueden cultivar todo tipo de vegetales como por ejemplo tomate, pimientos, acelga, ajo, alcachofa, lechuga, brócoli, cebolla y rábano. Igualmente legumbres como habas, frijoles, cacahuetes (maní) y guisantes.

También es frecuente el cultivo de plantas aromáticas y medicinales como la menta, romero, albahaca o melisa. Su selección depende de la preferencia del horticultor, el tipo de clima y la calidad y tipo de suelo disponible.

Es preferible aplicar el riego en horas del atardecer o en la noche, con la finalidad de disminuir la pérdida por evapotranspiración.

Aunque en general los costos monetarios de un huerto urbano no son elevados, es indudable que representan una mínima inversión. En todo caso, es necesario hacer una relación de costos/beneficios y definir la amortización de la inversión inicial.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

¡Lo más vendido!